DeConstructivo Banner

DeConstructivismo urbano

Sin querer generar polémicas sobre el concepto de Arte Moderno, como sinónimo de la experimentación confrontado al Arte Académico siempre asociado a la tradición, reconozco que fue divertido jugar con la idea acerca de las autoproclamadas vanguardias.

Estos movimientos artísticos, que trascienden la pintura y abarcan también disciplinas como la música, la literatura y también la arquitectura entre otras, fueron a su manera posturas radicales con respecto a sus planteos estéticos. Esta necesidad de proclamarse “vanguardias”, “ismos” de las más variadas acepciones, que así como generaban espíritus de cuerpo, también generaban divisiones y rencillas a veces más allá de la simple postura intelectual.

La lista es casi infinita: Impresionismo, Fauvismo, Expresionismo, Futurismo, Suprematismo, Surrealismo, Constructivismo, etc. y sus correspondientes: pos-

Una Vanguardia, de alguna forma tiene implícito o explicito una serie de elementos identitarios que se consideran irrenunciables, como colores, formas de composición, motivos, técnicas, etc.etc.

En Uruguay en particular, nos comprende el honor de tener como exponente máximo de una de estas vanguardias (el Constructivismo) al maestro Joaquín Torres García.

Sin faltar el respeto pero riéndome un poco de la proporción aurea, las ortogonales, y cualquier fundamentalismo, reconozco que los seres humanos, y en este caso particular los Montevideanos han sido caprichosos diseñadores de la realidad, más allá de cualquier desarrollo teórico intelectual.

En estos tiempos donde ver un mapa urbano de cualquier ciudad del planeta es casi una actividad banal, es fácilmente comprobable como las conductas de facto establecidas por la sociedad escapan a cualquier regla establecida. Sendas, cortadas, atajos revelan cuán creativos, pragmáticos y rebeldes somos.

La paradoja sería fundar el: “DeConstructivismo Urbano”… Mañana escribo el “Manifiesto”.

DeConstructivo 01

DeConstructivo 01

DeConstructivo 02

DeConstructivo 02