Sabat

Hola bienvenido:

Si has llegado a esta página, es seguramente porque has escuchado Sábado Sarandí, el programa cultural de Jaime Clara.

Este sábado 20 de Marzo, hemos analizado conjuntamente con Jaime Clara, Fabián Barros y Emma Sanguinetti, las vicisitudes de la aparición de nuevas tecnologías y la irrupción en el mercado del arte de una obra digital que ha alcanzado los 69,3 millones de dólares en una subasta.

Ha resultado motivante explorar los distintos enfoques, aunque la mayoría coincidentes sobre las particularidades del Mercado del Arte, la calidad de los bienes transables, la pertinencia o nó del concepto de obra única, la desconfianza ante la serialización de lo digital, y la irrupción de tecnologías como NFT ( No Fungible Token) como forma de garantizar la unicidad de la obra y la imposibilidad de su reproducción.

El tiempo dirá, si estamos frente a un fenómeno disruptivo en las transacciones a través de soluciones como Block Chain y monederos electrónicos, o si simplemente estamos frente a una burbuja mediática.

Así que como juego, y como forma de no dejarnos atrapar por mercados, costos y proponer arte al alcance de todos, he decidido liberar una de mis obras.

Dado que Jaime Clara desarrolla una prolífica producción de caricaturas, y a mi particularmente me apasionaba el caricaturista uruguayo Hermenegildo Sabat, me he atrevido a resignificarlo digitalmente y obsequiarlo a aquellos oyentes que se mantuvieron fieles a nuestras cavilaciones.

Por qué lo hago?

  1. Porque soy un convencido de que el presente y futuro pasa por un crecimiento cada vez mayor del Arte Digital.
  2. Porque las propuestas pueden ser de mucha calidad y posibilitan un espectro creativo que pocas veces los artistas han tenido a su alcance.
  3. Porque si bien me gustaría vivir de mi trabajo como artista, pienso que es bueno que muchos puedan disfrutar de lo que hago sin costo alguno.

Nota: Esta obra está liberada de derechos de autor, por lo tanto puedes descargarla, imprimirla, reproducirla, publicarla, e incluso regalarla (lo único que tienes que comprometerte es a mencionar mi autoría en caso de publicara en las Redes Sociales).

Como comentario final. y para que tengas una noción de lo que vale  una obra como esta, impresa en tela en un tamaño de 65×65 cmts.  firmada analogicamente y enmarcada por un profesional: U$S 300

Que la disfrutes y gracias por jugar.

Instrucciones para la descarga: Aprieta botón derecho sobre la imagen y elige la opción: Guardar como

 

Escucha el programa completo en: http://audios.sarandi690.com.uy/sarandi/sabadosarandi/sabadosarandi.mp3

Extraído de Wikipedia:

Hermenegildo Mariano «Menchi» Sábat Garibaldi (Pocitos, Montevideo; 23 de juniode 1933 – Buenos Aires, 2 de octubre de 2018), fue un dibujante de prensa uruguayo nacionalizado argentino que vivió y trabajó en Buenos Aires.

Biografía

Proveniente de una familia de artistas, su abuelo fue Hermenegildo Sábat Lleó, nacido en España, que llegó a Uruguay a corta edad, se dedicó a la pintura y fue un popular caricaturista; su padre fue el dibujante, periodista y escritor Juan Carlos Sábat Pebet; su madre era de Buenos Aires.

Publicó sus primeros dibujos a los quince años en el diario Acción de Montevideo. Trabajó como fotógrafo, impresor ófset, redactor, periodista. Fue nombrado en 1965, redactor del diario El País, ocasión en la que tomó la decisión de renunciar, porque no deseaba asumir la tarea de conducir un periódico, convirtiéndose en artista plástico.

Como fotógrafo fue menos conocido, incluso cuando retrató, en los 50, a una mujer que caminaba desnuda por Montevideo en pleno día y, tiempo después, a Fidel Castro en Punta del Este. “La fotografía te da una aproximación a muchísimas cosas, y cuenta con mecanismos que hay que conocer. La pintura es otra historia”, decía, atraído por esos “mecanismos propios, a los que da mucho más trabajo acercarse, aproximarse”.

Desde 1966 en la Argentina y hasta su muerte desarrolló su carrera de caricaturista en los periódicos La Opinión, Primera Plana y Atlántida. Cuando lo contrataron en La Opinión puso como condición que a sus dibujos no le agregaran texto al publicarlos, como garantía de que no serían manipulados. El director Jacobo Timerman aceptó resignado, el diario apareció en mayo de 1971 y a las pocas semanas ya estaba entusiasmado con ellos. ​Desde 1973 ilustró la página de política de Clarín y cuando el diario le pidió un dibujo para ilustrar una nota inventada para vincular a Horacio Verbitsky con la dictadura, se negó y se lo contó diciéndole «Yo soy un tipo agradecido. Les dije que no me iba a prestar a esa porquería”.

Durante la dictadura militar publicó en Clarín una caricatura de Emilio Massera sonriendo mientras miraba su imagen en un espejo. Dice Robert Cox sobre ella «la esencia del malvado almirante estaba allí para que todos la vieran: un tiburón asesino amándose a sí mismo. Yo temblé pensando cuál podría ser su reacción pero, increíblemente, Massera no vio ninguna crítica en esa descripción. Su vanidad lo había hecho impermeable al mensaje. Se limitó a pedirle el dibujo original, lo que Sábat cumplimentó.»

Otro militar Guillermo Suárez Mason le envió un mensaje grabado advirtiéndole que si seguía publicando sus «pequeños dibujos» de los comandantes militares podría acabar tirado en el río (refiriéndose a los vuelos de la muerte utilizados en esa época para hacer desaparecer detenidos-desaparecidos.